CONCIERTO DE PITCHEO DE SELENIS Y CON BLANQUEADA, SAN FELIPE ES EL CAMPEON 2016 EN EL RIO SONORA.

Parecía lejana y poco creíble la frase de José Antonio Mungaray Andrade,  al inicio de la 46 temporada: Voy a retirarme y con el campeonato. La sentencia se cumple, y el único jugador de aquel equipo campeón del 2006 vuelve a disfrutar, diez años después, las mieles de la gloria campeonil, con el equipo de su vida: Gigantes de San Felipe.

Temprano, hora  y  media antes del inicio del encuentro se completó el lleno total del estadio Miguel Ángel Quintanar Méndez, para presenciar y atestiguar campeonato, en el séptimo partido de la reñida serie final entre los Gigantes de San Felipe y los Medias Rojas de Ures, los multicampeones que buscaban el cuarto título consecutivo.

Temprano  también, con gran respaldo de sus seguidores, los visitantes le pusieron emoción al comienzo el encuentro cuando el primero en el orden Judas Contreras Gamboa, inició con imparable que vieron pasar sin ninguna oportunidad al tercera  base y el parador en corto. Seguidamente, el abridor Josué Selenis Sena desvió el lanzamiento y dio en la espalda del joven Juan Pablo Salcido Robles para el segundo hombre en las colchonetas, sin out.

Sin embargo, ahí se quedaron, pues el derecho mostró que venía por la revancha con ponches seguidos a Rigo Saavedra, Jesús Villa y Jesús Rivera, tercer, cuarto y quinto bat, respectivamente. Fueron los primeros  tres, de 13 ponches que recetó en sensacional actuación de pitcheo.

Como era de esperarse para deleite de más de 1,800 espectadores presentes en el estadio -miles más  siguiendo  la trasmisión de Telemax- , el duelo  de los lanzadores  Josué Selenis Sena y Martín Huerta Domínguez, se entabló y con el marcador a cero llegó a la cuarta entrada. En la parte alta, después de dos outs, el quinto en la alineación visitante, Jesús Rivera Chaparro conectó imparable, al igual que el tercera base, José Enrique Reyes Miranda. Vino el turno para bateador designado Jesús Francisco Pardini Martínez, quien vio pasar  un rectazo por el centro del pentágono, para el tercer out.

En el cierre de ese episodio, Huerta inició con ponche sin tirarle a José Miguel López; seguido, concedió pasaporte al receptor y tercero en el orden Isaac Mendoza. Luego ponchó tirándole al cuarto bat, Alejandro Aguilar Villaescusa y volvió al descontrol, otorgando la base a Heroldo Bórquez Estrada. Con dos outs y dos en los senderos, vino a batear el jardinero derecho y refuerzo para los Gigantes en la final,  Carlos Montaño Galindo, quien conectó un batazo de línea entre el central y derecho de tres bases para traer las dos primeras  anotaciones.

Equipo y afición visitante sintieron de inmediato el peso de dos carreras. En la caseta, eso dio gran confianza al derecho de los Gigantes y al resto del equipo.
En la quinta, vino la tercera anotación que definió así el marcador. Después de un out, el intermedialista Armando Aguilar Villaescusa conectó batazo de dos bases y el primero en el orden de los Gigantes, Jorge Duarte Martínez lo impulsó con imparable. Eso marcó la salida de Huerta y José Angel Rendón se hizo cargo del montículo el resto del partido.

En la séptima entrada, los Medias Rojas armaron ataque cuando el veterano Julio Reyes bateó como emergente y conectó de  hit abriendo la entrada. Sin embargo, no logró anotar a pesar de un hit doble de Iván Salcido. Tanto en la séptima como en la octava, San Felipe logró poner corredores en base pero no pudo incrementar la ventaja ante el pitcheo del refuerzo Rendón.

En la novena, última oportunidad para los Medias Rojas, después de un out, el veterano tercera base José Enrique  Reyes Miranda pegó un batazo que convirtió en doblete. Fue el único jugador de Ures en repetirle al derecho Selenis. Julio Reyes fue dominado vía 3-3 para el segundo out. En el turno de  Mario Sainz, vino como emergente el espigado Jesús Chomina, quien conectó un batazo saltarín y difícil entre primera  y segunda. Cuando parecía que la pelota se internaba en el prado derecho para el hit, surgió el guante de Armando Aguilar para la sensacional jugada y el out 27 en la primera.

El júbilo estalló, los Gigantes se convertían en nuevos campeones  de la Liga, cortando así una racha de tres coronaciones seguidas de los Medias Rojas.

Detalles para la historia:

En la premiación y entrega de trofeos, se destacó la participación de Josué Selenis Sena, designado como el Jugador Más Valioso de la final. Antes, con disposición y humildad que lo caracteriza, el nativo de  Baraona, Dominicana, atendió decenas de solicitudes de toma de fotografías con niños, jóvenes hombres y mujeres  y adultos que le mostraron su admiración.

En este encuentro, los Medias Rojas de Ures tuvieron como mánager  a Martín Canizalez, sustituyendo a José Alfredo Salcido Munguía, limitado a estar en la caseta por disposición de la Liga.

El útimo turno al bat de José Antonio Munguray, en la séptima entrada, fue un batazo que cayó de hit entre el jardín central y derecho. Después de 23 temporadas, el valioso jugador se retira del equipo Gigantes que lo ha homenajeado. 

   
 
   
Pueblos del
Río Sonora