FINAL 2015 ACONCHI-URES: CACHORROS, OBLIGADOS A SACAR MAS SUS GARRAS. MEDIAS ROJAS, A UN PASO DEL TRICAMPEONATO.

V. De la Torre./ Especial/ 25/Ag/2015. Para los Cachorros de Aconchi, el tercero de la serie sí que fue diferente. También lo fue el cuarto, pero sólo hasta la parte alta de la novena. Ahí volvió la pesadumbre para el equipo local y sus seguidores que, junto con una gran afición beisbolera atiborraron el estadio “Emiliano Aguirre”, ese domingo 23 de agosto.

Respaldado por su gente, con otra dinámica de juego, con más seguridad y más acoplado, Aconchi logró lo que ningún equipo pudo hacer en rol regular y en postemporada: Vencer en el tercero de la serie final al lanzador estelar Martín Huerta Arvayo, hasta entonces imbatible con 14 triunfos acumulados en el año para los Medias Rojas.

Las tres carreras de los Cachorros habían llegado por un estacazo de cuatro esquinas con dos a bordo de Daniel Martínez Padilla en el fondo de la tercera entrada, cuando los Medias Rojas ganaban 1-0. Eso le dio confianza al abridor y gran ausente en los dos primeros de la serie en Ures, Rubén Sabori Cabanillas. Sin embargo, en una fuerte turbulencia en la séptima, combinada con un costoso error del paracorto Juan Navarro Córdova, Sabori vio como le empataban el encuentro, logrando sobreponerse y terminó con una gran labor atravesando toda la ruta, lo que hoy difícilmente se ve en un lanzador.

Gran parte de la historia se escribió en la séptima. Y tal vez Huerta pudo haber escapado de la derrota e irse sin decisión, de no ser por una base por bolas que otorgó con caja llena y empate a tres en esa entrada, el relevista y refuerzo Román Córdova Córdova. Aconchi remachó con una más en la octava para lograr el definitivo 5-3. Los ánimos se elevaron, volvió la alegría y confianza que daba fortaleza para enfrentar y tratar ganar el siguiente con miras a empatar la serie.

CINCO EN LA NOVENA…

Y así parecía ser aun cuando los bicampeones le cayeron pronto al abridor cachorro Iván Félix Duarte, con tres carreras en apenas una entrada y dos tercios. Rápido saltó Héctor Aguirre para de ahí levantar un duelo en las siguientes seis entradas con Homar González.

En la quinta llegó una, y con cuadrangulares seguidos de Jesús Chomina Bustamante y Rubén Sabori, Aconchi emparejaba la anotación que encendía los ánimos y ponía el nada para nadie. “Esto ya es otro juego”, dijo sonriente José Elías Herrera, saliendo de la guarida de los Cachorros a donde había entrado un par de entradas atrás a platicar con sus patrocinados.

Pero llegó otra vez la séptima y el daño lo hicieron los arribeños apostados en el infield: El inquieto paracorto de los Medias Rojas, Judas Contreras abrió la tanda con imparable; el intermedialista Juan Pablo Salcido lo puso en segunda con toque de sacrificio y con dos outs, el cuarto bat y primera base Jesús Villa Romo arremetió un batazo contra la barda para un largo sencillo con el que se anotaba la de la diferencia. Todo con Aguirre aun en la loma.

El debacle total para los Cachorros vino en la novena, apuntalado por un cuadrangular de tres anotaciones del receptor Osiel Munguía Ortiz, sobre lanzamientos de Manuel Corral en relevo desde la octava.

Y luego, con dos anotaciones más completaron las nueve. De la contraparte no hubo ya respuesta pues el experimentado refuerzo de 12 finales consecutivas, Román Córdova –cuarta aparición en cuatro juegos- cerró las puertas desde la octava.

El telón todavía está puesto, y si la lluvia nocturna de los sábados del agonizante mes de agosto no hace presencia, el quinto de la final deberá jugarse en el “Raúl Figueroa Romero”.

Pueblos del
Río Sonora