Anécdotas jocosas y biografías de personajes de “El Jojobal” y otros pueblos

PRESENTA JESÚS TERAN EL LIBRO “ ME LO CONTARON... LO CUENTO”

 

Victor De la Torre. 11 de julio 2006

Nació en Cananea pero reconoce a “El Jojobal”, en San Felipe, como su gran terruño.

180 anécdotas narradas en tono y estilo muy personal, así como una entrevista y dos biografías de singulares personajes indígenas, integran el libro “Me lo contaron... lo cuento”, del profesor especialista en educación media Jesús Terán Morales.

Era algo que no podía durar más por que hacía falta.

Terán Morales materializó la idea concebida hace más de 25 años: integrar en un documento una serie de pláticas sostenidas con alrededor de 70 personas, todo ellos adultos mayores que le confiaron narraciones, historias breves, y anécdotas del vivir y quehacer cotidiano de la gente que vivió desde finales del siglo XIX hasta mediados, o hacia el final del XX.

“Se trata de rescatar información, datos y anécdotas jocosas de personajes de El Jojobal y otros lugares para conocimiento de las presentes y futuras generaciones. Esto lo logré a través de entrevistas a personas mayores principalmente de mi pueblo, entre ellas Don José Ortega, Luis Maldonado, Eugenio Santamaría, Lorenzo Ortega, Isidro Santamaría, Lily y Tulita Cantú” señala.

Un joven entre los viejos. No tomaba nota, todo de memoria.

En entrevista previa a la presentación del libro, el profesor normalista, dedicado a la cátedra y a la investigación educativa en Sonora, recuerda que fue de su madre María Luisa Morales Martínez, de donde surgió la principal motivación para narrar acontecimientos.

“Ella tenía una memoria privilegiada, era una narradora natural, buena conversadora, no le quitaba ni le agregaba a las pláticas. En cambio, mi padre Jesús Terán Molina, era ‘medio fastidiosón’ no le gustaba narrar cosas, y cuando lo hacía, eran solo para su lado. Aún así siempre le saqué algo” , comenta.

A Jesús Terán le tocó sacar “la primera tarea” en la sequia (canal de riego que se ensolvaba en tiempos de lluvias) al lado de verdaderos profesionales de la pala: José Ortega, Justo Quiroga, “El compa” y Poncho Ballesteros como juez de agua. Por supuesto que todos terminaron por ayudarle pues no alcanzaba a terminar, después del clásico descanso y el “cigarrito”.

De ahí la admiración y el cariño por los viejos. De ahí el respeto y el escuchar sus pláticas con atención.

“La mayor satisfacción es dejar registrado lo que me pláticó la gente. De ahí viene el título, “Me lo contaron... lo cuento.”, nada que llame a mitote. Vale la pena dejar registro de anécdotas y datos. Nosotros nos iremos, las nuevas generaciones tendrán conocimiento de los pueblos, la gente y su pasado.”

Una característica importante al momento de platicar con sus personajes es que el profesor Terán no tomaba nota, mucho menos grabar conversaciones.

“Todo lo guardaba en la memoria. Desde el momento en que yo intentaba sacar papel y pluma, se acababa la plática .La grabadora la usé solo con don José Ortega pero primero tuve que ‘amanzarlo’ pues le tenía miedo”.

Después tenía que ingeniármelas para llevar las notas a un cuaderno, guardarlas, recrearlas y finalmente darles forma para el libro.”.

Recuerda a la Lili Cantú, de El Jojobal como una gran informante, pero por naturaleza desconfiada. Había que ponerle “trampas” para que hablara.

“Ah! cuantas veces tuvo que correrme de su casa, en cambio la Tulita Cantú siempre estaba puesta a recibirme”, y cuando no podía abundar mas por prudencia o respeto solo concluía: ¿estás?.

Incluye Don Isabel Martínez García “El pateperro”

Para Jesús Terán, la oportunidad de conocer, admirar y explorar los rincones de Sonora se la dió el magisterio. Después de sus estudios de primaria en El Jojobal, y en San Felipe, realizó el primer año de secundaria en Banámichi, para concluirla en la secundaria número 24 de Hermosillo.Luego hizo sus estudios en la Escuela Normal del Estado.

Su primer trabajo como docente fue en San José de Bacum en 1964.

Con lo pueblerino por dentro, se identificó con pobladores del Valle del Yaqui y del Mayo. Nunca ocultó su admiración por la gente del campo y de la sierra.

En el libro se incluyen anécdotas contadas por hijos y familiares cercanos del conocido arriero sonorense Isabel Martínez García , también conocido como “Tío Isabel” o el “Pateperro”.

“Era el prototipo del arriero, el barrillero, el personaje de ‘la tranza’ en sentido positivo, el trueque, que en los años plenos de la Revolución , recorre, cambalacha , comercializa en la región la sierra alta y baja.

Maestros, ex alumnos, amigos y familiares en la presentación.

 La presentación del primer libro de Jesús Terán Morales se realizó el pasado domingo nueve de julio en instalaciones del Instituto Pedagógico de Posgrado Ippson, en el cual se labora como catedrático de maestría y doctorado y como investigador.

Los comentarios, llenos de anécdotas y referencias al autor y su libro estuvieron a cargo de los profesores y compañeros en la trayectoria educativa, Miguel Angel Ríos, Manuel Bússani García y Manuel Ignacio Espinoza.


Pueblos del
Río Sonora